DIME QUE COLECCIONAS Y TE DIRE QUIEN ERES

Por: Pablo Nicoli Segura.

El coleccionismo de objetos es una práctica tan antigua como la humanidad misma. Probablemente en la prehistoria el hombre ya coleccionaba distintos tipos de huesos, piedras, ramas, conchas de animales y corales que por algún motivo –quizá por sus formas-, le parecían agradables de ver y tocar; pero sobre todo porque le eran útiles. Con el paso de los años el hombre fue cambiando el beneficio del objeto por un gusto más bien estético del mismo; entonces empieza a darle mayor valor a las expresiones artísticas.

El arte empieza a afectar las formas, tamaños y colores de la vestimenta, objetos decorativos, entre otras cosas.
Es seguro que mucha gente empezó a coleccionar desde antiguo variedad de armas, uniformes militares, vasijas, estatuas, monedas etc. Más recientemente la sicología explicará que el coleccionismo, llevado a extremos, es una tendencia o propensión enfermiza de acumular objetos; pues uno anhela poseer, casi adictivamente, los mismos.
Coleccionistas famosos fueron: Napoleón (obras de arte), Hitler (objetos místicos), Churchill (sellos de correo), Neruda (botellas decorativas) etc.
Hoy en día existe una basta cantidad de cosas que pueden ser coleccionadas, desde las más comunes como: antigüedades, llaveros, libros, cajetillas de cigarros, relojes, miniaturas, afiches, juguetes, esculturas, música, corbatas, stikers, recortes de periódicos, latas de cerveza, CDS etc, hasta los menos usuales como: jarrones griegos, piedras preciosas, bigotes postizos, pelucas, sombreros, vinos, dentaduras postizas, objetos religiosos, momias y más recientemente, imágenes de Internet.
Las mujeres por naturaleza coleccionan zapatos y algunos hombres afirman coleccionar mujeres. En familias del tiempo de los abuelos, algunos de ellos coleccionaban hijos; pues los tenían por docenas. Otros coleccionan papeletas de tránsito, y hay quienes lo hacen con partes de autos robados. Existe también el coleccionismo de objetos orgánicos y toda su variedad dentro del complejo mundo de la zoología y la botánica, como pueden ser, las mariposas y las flores.
Mucha gente tiende a acumular cosas, aparte de la posesión, el placer o la estética, por cuestiones económicas; pues algunos objetos con el paso de los años tienden a convertirse en una rentable inversión. Tal es el caso de la filatelia, donde una sola estampilla emitida en 1856 por la Guyana Británica, puede valer hoy entre 9 a 10 millones de dólares.
Para concluir diremos que la forma más rápida de acrecentar cualquier tipo de colección es mediante el canje y la compra; dónde uno enriquece y perfecciona la colección, además de fomentar el ahorro y la salud mental.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s